martes, 29 de julio de 2014

¿Magia?

Hoy en la mañana mientras me rasuraba... no, así empiezan las entradas de otro bloguero, es mejor empezar con: "Cuando me levanté..." pero precisamente hoy cuando me levanté aun estaba con el cerebro desconectado después de la faena de anoche...

La verdad es que venía oyendo en el radio a una psicóloga que se quejaba de que los hombres no entienden a las mujeres (y es psicóloga, pobres de sus pacientes). Cómo me niego a participar en polémica de radio preferí poner música, sin embargo no pude dejar de pensar en la cantidad de basura y supuestos que existen alrededor del tema, y como al parecer es una queja que much@s comparten prefiero soltar la diatriba por este medio.

Quizá alguna de estas escenas te resulte familiar, no porque te hayan pasado a ti, quizá te lo contaron, lo leíste o lo viste en una película.

Llega el chico y le pregunta a la chica si quiere ir a comer con él, ella le responde que sí, a lo que:

Él: ¿Y como que se te antoja?
Ella: Lo que sea, no tengo preferencia
Él: ¿Qué te parece una parrilla?
Ella: No, carne no, comí la semana pasada y es demasiado colesterol
Él: ¿Y qué me dices de unas pastas?
Ella: No, pastas no. Estoy muy gorda y quiero bajar de peso
Él: Entonces vamos por unas ensaladas
Ella: ¿Solo ensalada? quiero algo más sustancioso, con más peso
Él: Con más peso... ¿Y como qué?
Ella: Lo que sea, en serio no tengo preferencia...
** Y así pueden pasar hasta una hora

Otra:

Cumplen un año juntos, él le regala una camiseta, ella le reclama por comprar ropa tan grande (a pesar de que es justo su talla) y de un estilo/marca que ella no usa (no importa que tenga el ropero repleto de ese tipo de ropa), al segundo año él le regala un perfume, ella le dice que ese perfume no le agrada, y cuando él le hace notar que es el mismo que está en su tocador ella le dice que piensa cambiar de marca. Al tercer año el le regala la discografía de su artista favorito, mismo que ella dejó de gustarle hace más de dos años (mejor ni le recuerda que hizo que él comprara los boletos para asistir al concierto quedará dentro de tres meses al triple en la reventa la semana pasada). Para el cuarto aniversario, un mes antes:

Él:¿Por qué no vamos a comprar tu regalo? Falta un mes y lo podemos hacer con calma
Ella: Ve tu solo, compra cualquier chuchería, lo que importa es la intención y cualquier cosa será de mí agrado
** Él se queda evaluando la posibilidad de iniciar una pelea y evitarse el regalo.

Estas dos anécdotas no me las inventé, ocurrieron realmente y yo me pregunto ¿Qué demonios creen que es él? puede que los hombres sean divinos, pero no todos son adivinos.

Algunas mujeres creen que su pareja las conoce tan bien que debe saber lo que les gusta y lo que quieren, aunque ellas no tengan ni la más remota idea de que es eso.

A mí cuando me preguntan que quiero comer reconozco haber respondido en varias ocasiones con un Lo que sea, pero al sugerirme uno o dos lugares y yo negarme inmediatamente sugiero yo uno. Quizá ese día no tenga antojo de comida thai, pero estoy dispuesta a ir a comer pizza, por ejemplo. Yo odio me regalen ropa o perfumes, pero porque esas cosas las compro de acuerdo a mi estado de ánimo, puedo comprar una falda y no usarla en cuatro meses o comprar una blusa y usarla hasta que deja de tapar lo suficiente. Soy maniática, lo admito. Los perfumes reflejan mi estado de ánimo y representan o traen a mi memoria recuerdos, por eso no me gusta que me los regalen. Pero eso lo saben mis amig@s y familiares. Pueden regalarme diez veces el mismo libro (obviamente no la misma persona) o el juego de plumas que puede ser el más exótico o el que te venden en la papelería de la esquina, entre otras muchas cosas, solo que no sea ni ropa ni perfumes (un amigo me regaló en una ocasión una caja de herramientas de color rosa, con herramientas del mismo color, no sé usar ni siquiera un par de ellas). No soy nada complicada, o al menos eso creo yo. ¿Por qué algunas chicas son tan difíciles de complacer?

En una ocasión un chico me invitó a comer, después me preguntó que quería hacer y le respondí Lo que sea, me da igual (me arrepentía media frase, pero ya la había dicho), pasé la tarde viendo lucha libre y los "mejores" momentos de una carrera de autos en un bar (y en realidad me divertí bastante, debo reconocerlo). El chico no lo hizo con mala intención, aunque también fue muy literal al interpretar mis palabras. Yo prefiero que sea literal a que se la pase haciendo sugerencias que supone que "serán de mi agrado", así al menos uno de los dos se la pasará bien.

Una de mis más frecuentes respuestas en el foro de relaciones de pareja hacia las chicas es:

Si te interesa no es necesario que esperes a que él tome la iniciativa.

Muchas chicas no se atreven a realizar ningún movimiento o a admitir que un chico les atrae. El creer que si un chico se entera que estamos por el callejón de la cachetadas por él se aprovechará es un mito (y si se aprovecha es porque no valía la pena, pero esa es otro tema). ¿Cómo pretenden que ese chico se entere de que va bien o la regó? ¿Por telepatía? ¿Y si el chico es tímido y no se atreve a llamarnos o mandarnos un mensaje?