miércoles, 10 de septiembre de 2014

¿Por qué los hombres pueden "dar vuelta a la hoja" más fácil que las mujeres?

Las mujeres solemos acumular en exceso porque nuestra educación/naturaleza nos ha dotado (supongo que uno más de esos "dones" que funcionan más como lastre que como ayuda) de un principio psicológico que nos motiva a necesitar sentirnos necesarias (y no es pleonasmo), y por esa misma necesidad de sentirnos necesarias no podemos soltar nada porque necesitamos probar que somos útiles en todos los espacios afectivos. Eso hace que nos llenemos de cosas como hija, como hermana, como amiga... y en la medida que nos llenamos de cosas esa necesidad de sentirnos necesarias (creemos) se va calmando.

Recientes estudios han mostrado que lo que la mujer tiene que hacer para aprender a "soltar" es centrarse en reforzar su valor en lo que es y no en lo que hace.

Cuando nos centramos en lo que hacemos somos incapaces de soltar nada porque seguimos considerándolo "útil", muchas conocemos a la mujer que no puede dejar de levantar el pantalón del hijo adolescente porque tiene miedo (pánico más bien) de que ese hijo adolescente la evalúe como mala madre, entonces aunque le reviente el hígado (cague dirían los españoles) recoger el pantalón lo hace.

Cuando nos ubicamos en lo que somos podemos soltar sin ningún problema porque sabemos, muy dentro de nosotras, que los que nos quieren, nos quieren por las cosas que nosotras somos, y no por lo que hacemos, porque sabemos que nos seguirán queriendo por lo que hemos construido con nuestra propia identidad.

Es necesario que nos centremos en lo que somos, de esa manera podemos cerrar las etapas de la vida más fácilmente.