jueves, 21 de agosto de 2014

Infidelidad 4

Biología

En un estudio de ratones se reveló la estrecha relación entre la exclusividad de las parejas y la cantidad de oxitocina y vasopresina en el organismo. La disminución de dichas sustancias podrían traer como consecuencia la infidelidad. Yo soy partidaria de la tesis de que la fidelidad/infidelidad tiene un origen adaptativo: en las hembras vendrían a asegurar mayor protección y recursos para los hijos cuando se cuenta con varias parejas, mientras para los machos aseguraría una mayor contribución genética para la próxima generación.

Hasta donde recuerdo, el único mamífero que es fiel a su pareja es la Orca, y por algo la llaman ballena asesina.

Sociología

En una sociedad patriarcal, donde la mujer es propiedad del hombre (primero del padre/hermanos, posteriormente del marido/hijos), la infidelidad femenina es vista con desprecio e incluso castigada, mientras que la infidelidad masculina puede incluso ser considerada un derecho. Esto debido a que la fidelidad femenina asegura la paternidad y por tanto la herencia de bienes a la progenie ligada a un único varón.

Según algunos estudiosos esta es la razón por la que en este tipo de sociedades prolifere tanto la prostitución.

Religión

En las religiones abrahámicas (judeocristianas e islámicas) la infidelidad es considerada como un pecado. Cabe señalar que bajo estas religiones cualquier acto sexual fuera del matrimonio es considerado como pecado y susceptible de «castigo divino».

En el Antiguo Testamento es vetado el adulterio en el séptimo mandamiento (Éxodo 20:14) y se anima a los esposos a ser fieles a sus esposas, pues no hay motivo para buscar el amor en otra mujer; indicando las consecuencias negativas de hacerlo (Proverbios 5:18-20 y Proverbios 6:27-3).

En el Nuevo Testamento se señala (1 Timoteo 3:2) que el hombre debe ser esposo de una sola mujer, recalcando (Hebreos 13:4) que los cónyuges se deben fidelidad, pero permite que quien se divorcie por infidelidad sexual de su pareja pueda casarse de nuevo sin cometer adulterio (Mateo 19:9).

El Corán considera que el adulterio/fornicación es una razón para repudiar a una mujer así como una conducta que trae como consecuencia el castigo divino (es preciso destacar que un hombre mantenga relaciones con sus esposas no es considerado infidelidad.)