miércoles, 15 de enero de 2014

Carta abierta

Imagina lo que un tonto podría haber hecho de mí, basta pensar en lo que estabas haciendo a mi orgullo. Eres como un picaflor, corres mucho y conoces poco, no sabes el tesoro que puedes tener porque ya te encuentras lejos cuando llega el tiempo de cosechar lo que sembraste.

No te das cuenta que vives en un cuento de hadas, y es evidente que tu estás convencido de que todos los demás creemos tu cuento de hadas, imaginas que lo que está pasando se hace realidad, pero eres el único que en realidad lo cree.

Estás caminando por la cuerda floja, y tu lo sabes mejor que nadie, no hay nadie allí para detener tu caída cuando des un traspiés. Entiendo lo que está en tu mente, estás aguardando, esperando nuevos campos, nuevos retos...

Solo que yo me niego a ser solo una novedad para ti...